Encuentro del seminario intercátedra "Castigo y sistema carcelario en argentina": ley de Ejecución Penal, alternativas y víctima no punitivo

En el marco del Seminario intercátedra “Castigo y sistema carcelario en argentina” el día 7 de diciembre de 2018 se llevó a cabo en el Instituto Gioja el encuentro “Ley de Ejecución Penal, alternativas y víctima no punitiva” con la exposición de Mariela Barresi, docente del Departamento de Derecho Penal, codirectora del UBANEX “Perspectivas de la violencia en la prisión. Problemas estructurales y representaciones mediáticas”, y el comentario ilustrado de las Dra. Alejandra Otamendi, socióloga, investigadora del Conicet e integrante del Observatorio de Adolescentes y Jóvenes del Instituto de Investigaciones Gino Germani, FSOC-UBA, y la Dra. Florencia Graziano, socióloga, doctora en Antropología, becaria posdoctoral del CONICET e investigadora del equipo Burocracias, derechos, parentesco e infancia del Programa de Antropología Política y Jurídica del Instituto de Ciencias Antropológicas de la UBA.

Las expositoras explicaron los rasgos del momento punitivo presente así como las nociones de “populismo punitivo” para luego ingresar al estudio de las formas y alcances que la Ley N° 27.375 de Ejecución Penal, en vínculo con la ley  27.372 sobre Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos, asignó a la incorporación de “la sociedad” y de “la víctima” en la etapa de ejecución de la pena. En este sentido, se refutaron, a partir de evidencia empírica, algunos mitos asumidos por las teorías punitivas y populistas en vínculo con las expectativas de las víctimas concretas en relación con el castigo penal. En paralelo, conforme la historia reciente vinculada a la incorporación de prácticas restaurativas al interior de los sistemas penales, se sostuvo que la nueva normativa exigía no solo una habilitación para que la víctima “sea oída” sino la incorporación de medidas restaurativas que autoricen un trabajo profundo sobre el conflicto y potencial reinserción así como que viabilicen el empoderamiento, la reducción de la violencia y la tramitación de emociones, en especial las positivas.