Información general del Programa de actualización Internacional en Derecho Procesal Constitucional

Director:

Dr. Osvaldo Alfredo Gozaíni

Modalidad (dos modalidades):

Carga horaria: 130 horas

*El Programa se puede cursar en la modalidad presencial o Intensiva

Modalidad Presencial

Inicio: 20 de abril 2020. Lunes de 14:30 a 21:00 horas

Responsables del Proyecto y dependencia funcional de la Carrera: Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Departamento de Posgrado

Fundamentación

La ciencia procesal constitucional se explica a partir de la relación que existe entre el Proceso y la Constitución, vale decir cómo se aplican las garantías judiciales de la Norma Fundamental en los procesos entre partes. Sin embargo, la simplificación es incorrecta, porque más allá de observar que en cualquier controversia particular siempre hay un conflicto entre derechos que se desprenden de la Constitución, también hay perspectivas diferentes.

En América, por ejemplo, es más importante el estudio de los procesos constitucionales y de las facultades que tienen los jueces que actúan en ellos, mientras que en Europa la preocupación se inclina hacia la investigación de los límites y poderes de los Tribunales Constitucionales. Uno se ocupa de las garantías procesales en el proceso bilateral, el otro enfoca la dimensión de la actividad normativa que puede desnaturalizar la tutela de los derechos fundamentales. Pareciera que el interés a desentrañar consiste en saber cuánto puede hacer el Juez del control difuso cuando tiene que poner en marcha su deber de afianzar la Constitución y hacer justicia en el caso concreto, frente a la potestad del Tribunal concentrado en una única actividad de aplicar la ley y resolver si ella es o no constitucional.

El segmentar la tarea del Juez constitucional de acuerdo con los poderes que cada sistema le asigna probablemente sea equivocado porque, en definitiva, ambos tienen la misión de equilibrar las tensiones entre los fines constitucionales y la justicia del caso.

Estas diferencias de perspectiva hacen que en Europa los estudios queden dentro del marco de las leyes de jurisdicción constitucional, de manera que son explicaciones de derecho positivo y de aplicación práctica de ellas. En cambio Latinoamérica ha progresado con el derecho procesal constitucional al tener un sistema asimétrico con el europeo.

Las Universidades crearon cátedras específicas que acompañaron la difusión de las Salas Constitucionales, las Cortes Constitucionales y los Tribunales Constitucionales. Por su parte, los países con control difuso, como Argentina, quedaron atrapados dentro de un modelo de enseñanza acotado al derecho procesal (los procesos constitucionales que poco se desarrollan en el plan de estudios) o en el derecho constitucional (donde el tema de las magistraturas constitucionales, y el fenómeno de los controles provinciales, se redujeron a la presentación sin desarrollo).

De allí la necesidad de profundizar los estudios de la ciencia procesal constitucional, proyectando este diplomado que se podrá articular con los estudios de Doctorado y Maestrías equiparables en sus contenidos.

Necesidad de incorporar estudios especializados

De las relaciones entre la Constitución y el Proceso Judicial ha nacido una ciencia nueva: el derecho procesal constitucional que replantea el modelo tradicional del control de constitucionalidad por los jueces, y las formas de defensa de los derechos individuales y colectivos a través del litigio jurisdiccional.

Se suma a estas variables, las grandes innovaciones en materia de organización jurisdiccional latinoamericana, donde las provincias argentinas no se han desinteresado, al crear procesos constitucionales específicos y originado códigos en lo procesal constitucional (v.gr.: Tucumán y proyecto en Entre Ríos y Buenos Aires).

En ese contexto el análisis del estado del conocimiento en determinados temas, disciplinas, áreas disciplinarias e interdisciplinarias, advierte a la Universidad sobre la necesidad de institucionalizar la enseñanza de este nuevo modelo de debate, y de la inteligencia como ahora se aplica la Constitución y el llamado bloque de constitucionalidad y de convencionalidad.

Con estos fundamentos y los que más adelante se agregan, pensamos que resulta estéril continuar el debate sobre quien es el padre de la ciencia: si lo procesal o lo constitucional, manteniendo en la disputa un letargo inútil, porque mientras la ciencia progresa y se desarrolla, esta Facultad siempre pionera, abandona su rol de líder académico al no enseñar en sus aulas los nuevos contenidos.

Conocimientos introductorios

El punto de partida para reconocer la disciplina comienza con el esclarecimiento de los contenidos. Se puede preferir una versión mínima que se ocupe de la magistratura y los procesos constitucionales y explicar así el desarrollo de los modelos para el control de constitucionalidad de las leyes; o ampliar el espectro y abarcar las garantías contenidas en las cartas fundamentales, los procesos que al efecto se diseñan, y los órganos encargados para encausar tales objetivos, sin necesidad de acotar la visión a los tribunales constitucionales.

En esta línea es muy importante la aparición de los llamados derechos de la tercera generación, pues implantan un principio de cooperación colectivo, que implica una renovación en la típica protección a los derechos individuales, afectando principios tradicionales del proceso judicial como son la bilateralidad del contradictorio, la legitimación para obrar y, especialmente, el alcance de la cosa juzgada. Por eso los procesos colectivos son procesos constitucionales, en esencia, y deben estudiarse dentro de la disciplina.

Sin embargo, la autonomía científica del derecho procesal constitucional proviene de constatar que la trilogía estructural del derecho procesal (jurisdicción, acción y proceso) trabaja con diferencias notables, porque el proceso constitucional exige y retiene para sí particularidades que en el proceso común podrían ser ambiguas; de igual modo, la teoría del proceso solo es útil para resolver la comunión de las garantías (v.gr.: independencia, imparcialidad, derecho a ser oído, derecho al recurso, etc.) pero no para unificar ni igualar los recaudos (v.gr.: bilateralidad, contradicción, prueba, modalidades de la sentencia, efectos de la cosa juzgada, entre las más visibles).

Además, la penetración y trascendencia del derecho constitucional tiene alteraciones de tiempo y circunstancias, que impide pensar que el funcionamiento de las libertades haya sido pensado de una vez y para siempre, sin que los valores del tiempo cuando se aplica tengan significación alguna.

El punto más importante, quizá, se encuentra en la dimensión transnacional que se avizora a los estudios, dando por cierto la influencia que tiene la justicia constitucional como fenómeno que trasciende fronteras, estableciendo una especie de nueva ley superior de tipo "comunitaria" que, como tal, pone un techo diferente al reconocido en las soberanías territoriales.

Uno de los más fervientes estudiosos de la ciencia, como es Ferrer Mac Gregor, entiende –mirando al futuro- que se puede convencionalmente reconocer la existencia de la justicia constitucional en clave constitucionalista, es decir, como enfoque de estudio de la dogmática constitucional, como se ha venido estudiando especialmente a partir de la consolidación de los tribunales constitucionales europeos después de la segunda posguerra. Y también la existencia de un derecho procesal constitucional como disciplina autónoma procesal (con ascendencia constitucional, en mayor menor medida) que tenga su propio objeto y perspectiva”. Es decir, que encuentra el conflicto de convivencia entre los derechos en la dimensión metodológica como se desarrolla el control de constitucionalidad.

Muchas más son las manifestaciones que se presentan, pero en cada una de ellas nadie duda que el derecho procesal constitucional constituye el fenómeno jurídico de mayor importancia doctrinaria. Inclusive en derechos de notable evolución como los derivados de las relaciones de consumo, el ambiental, y los derechos difusos, admiten apoyarse en los paradigmas de aquella.

También sucede con la renovación dogmática de la teoría del proceso, donde el concepto de acción reconoce la influencia constitucional; el acceso a la justicia queda enmarcado en las razones de nuestra disciplina; la eficacia y modalidades de las sentencias que se dictan para conjuntos de personas que trascienden el criterio tradicional del litisconsorcio para convertirse en acciones de clase, también ellas, dicen abastecerse con las innovaciones provenientes del derecho procesal constitucional.

Al proponer esta carrera se sostiene la autonomía, sin pensar si ella es producto de una eventual delegación normativa, o consecuencia de la pérdida que sufre algún sector de la ciencia procesal o constitucional. La coincidencia de programas (control de constitucionalidad y procesos constitucionales) unifica el contenido pero no tiene semejanza el tratamiento que cada derecho le asigna. La mirada desde el derecho constitucional pone el acento en la organización judicial y en el derecho a la jurisdicción. Mientras que el derecho procesal atiende los poderes del juez constitucional y las garantías, lo que nos vuelve a la dimensión del proceso como única garantía.

Objetivos

El derecho procesal constitucional demuestra que las funciones de jueces y abogados que realizan control de constitucionalidad de las leyes a través de acciones y procesos, ponen en marcha un sistema diferente sobre el cual todos se deben capacitar.

Para ello se debe analizar las ventajas e inconvenientes de los modelos en orden a la función que tienen en ellos los jueces constitucionales. Comprender la historia política e institucional de cada sistema, y razonar el sistema latinoamericano de control mixto de constitucionalidad.

Analizar la función política de los jueces y tribunales constitucionales.

Régimen de ingreso

La carrera se destina a:

(i) Los graduados de la Universidad de Buenos Aires con título de grado del área del derecho y las ciencias sociales correspondiente a una carrera de cuatro (4) años de duración como mínimo, o graduados de otras universidades argentinas o extranjeras con títulos equivalentes y revalidadas o convalidadas en el país.

(ii) Aquellas personas que cuentan con antecedentes de investigación o profesionales relevantes, aun cuando no cumplan con los requisitos reglamentarios citados, podrán ser admitidos por el Departamento de Posgrado y la Dirección de la carrera.

Todos los postulantes deberán entregar un "curriculum vitae". Respecto de otros egresados, se resolverá según el caso teniendo en cuenta, entre otros, el plan de estudios del título en cuestión y los conocimientos personales del candidato evaluados en la entrevista.

En el caso de postulantes con una carrera de grado de cuatro (4) años de duración como mínimo, se podrá solicitar, sobre la base del "curriculum vitae", una entrevista al candidato y establecer requisitos complementarios de admisión.

En el caso de personas con antecedentes de investigación o profesionales relevantes pero sin título de grado, la admisión requerirá, en todos los casos, una entrevista en la cual podrán determinarse requisitos complementarios. La admisión deberá ser aprobada por el Departamento de Posgrado y la Dirección de la carrera.

Regularidad de los cursos. Evaluación

Los alumnos deberán cumplir con el requisito de asistencia a no menos del 75% de las clases que componen el curso. El curso se aprueba con asistencia y evaluación más una examinación integradora al finalizar las clases.

Título a emitir

La Facultad de Derecho emite diploma y certificado de acreditación de horas aplicables como créditos a otras carreras de posgrado de esta Casa de Altos Estudios.

Biblioteca digital

La Asociación Argentina de Derecho Procesal Constitucional auspiciará esta carrera y ofrece para su mejor desempeño la biblioteca digital que se encuentra disponible para sus asociados en www.aadpc.com.ar

Todo este material será entregado a cada alumno en dos modalidades: 1) con password para el acceso on line; 2) con la entrega de un pdrive conteniendo la totalidad de lecturas obligatorias que se deben leer en cada módulo, así como la entrega de libros digitales, revistas especializadas (colecciones completas del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal Constitucional, como del Anuario de Justicia Constitucional), jurisprudencia, casos y vínculos de enlace a bibliotecas asociadas.

La consigna de la carrera será que el alumno debe leer todo el material que se le entregue de modo que posea la mayor información.

Contenido internacional. Lenguaje universal

El desarrollo del derecho procesal constitucional permite utilizar un lenguaje universal porque se habla de defensa y protección de derechos humanos, donde la base de todo es la igualdad. Por ello es preciso aclarar que no se enseña legislación, salvo como método comparativo de abordaje para problemas diversos.

De cuanto se explica corresponde al carácter internacional del Diplomado, que por tanto, admitirá la postulación de alumnos de toda Latinoamérica y el resto del mundo.

Plantel docente

Director: Dr. Osvaldo Alfredo Gozaíni

El Dr. OSVALDO ALFREDO GOZAINI es doble doctorado por la Universidad de Buenos Aires, con el mérito de ser el único caso en la historia de la UBA que obtiene dos títulos de Doctor en Derecho en las áreas que especializa su conocimiento (Derecho Constitucional en 1987 y Derecho Procesal en 2010). Es posdoctor en la misma Universidad con tesis calificada como Sobresaliente. Tiene escrito tres Tratados sobre la Materia. El primero de seis tomos en la editorial Rubinzal Culzoni (Introducción al derecho procesal constitucional [1]; Amparo [2]; Habeas Data [3 y 4]; Procesos de defensa de usuarios y consumidores [5]; La sentencia constitucional [6]. El segundo en dos tomos se editó en México por la editorial Porrúa (2011) y finalmente en el año 2014 de publicó el Tratado de Derecho Procesal Constitucional Latinoamericano en cuatro volúmenes (La Ley, Argentina).

Profesores titulares de cada módulo

Módulo 1: Osvaldo A. Gozaíni (UBA)
Módulo 2: Jorge Alejandro Amaya (UBA)
Módulo 3: Alejandro Verdaguer (UBA)
Módulo 4: Adelina Loianno (UBA)

Profesores invitados:

  • Ernesto Rey Cantor (Colombia)
  • Eduardo Ferrer Mac Gregor (Mexico)
  • Nelson Ramirez (Peru)
  • Domingo Garcia Belaunde (Peru)
  • Gerardo Eto Cruz (Peru)
  • Luis Ernesto Vargas Silva (Colombia)
  • Sergio Garcia Ramirez (Mexico)
  • Pablo Dario Villalba Bernie (Paraguay)
  • Boris Barrios Gonzalez (Panama)Carlos Ayala Corao (Venezuela)
  • Luca Mezzetti (Italia)