Con algunos cursos presenciales, la Facultad inició el segundo ciclo lectivo 2021

Luego de tres cuatrimestres desarrollados íntegramente bajo la modalidad virtual, el 9 de agosto pasado la Facultad dio inicio al segundo período lectivo 2021 que tuvo la novedad de contar nuevamente con cursos presenciales. Si bien las clases continúan desarrollándose en su mayoría de manera virtual, para este cuatrimestre se abrieron algunos cursos presenciales, optativos, con el objetivo de atender a aquellos/as estudiantes que durante los últimos cuatrimestres presentaron inconvenientes para sostener la virtualidad.

En total se abrieron 78 cursos presenciales, que implica 1.215 estudiantes en las aulas. Ya hacia el final del primer cuatrimestre se realizaron presencialmente las prácticas de la carrera de Calígrafo Público y el examen libre de lecto-comprensión de idioma inglés de la carrera de Traductor Público.

La primera semana de clases presenciales se ha desarrollado de gran manera, cumpliendo con todas las pautas de prevención y las medidas de cuidado establecidas en el Protocolo Covid-19 que elaboró la Facultad. Tanto estudiantes, docentes como nodocentes han colaborado de la mejor manera para poder desarrollar una cursada presencial segura.

El ingreso a la Facultad se realiza por la calle González hasta 15 minutos antes del comienzo de la materia, con tapabocas, controlando temperatura e higienizando las manos con los dispensers de alcohol. A su vez, el/la estudiante debe presentar una declaración jurada y el comprobante de inscripción a la materia que va a cursar de manera presencial.

Una vez dentro de la Facultad, se deben respetar los sentidos de circulación, las escaleras para subir y bajar de piso. En el ingreso al aula, estudiantes y docentes se higienizan nuevamente las manos con un dispenser de alcohol. Asimismo, se encuentran marcados los espacios que pueden ser utilizados con la distancia apropiada y la ventana se encuentra abierta garantizando la corriente cruzada de aire.

La pandemia de COVID-19 nos obligó a pasar de la presencialidad a la virtualidad sin escalas. Si bien contábamos con las herramientas que hoy son la base de la cursada virtual como el Campus Virtual y el Correo Electrónico Académico, la implementación del ciento por ciento de la cursada a distancia implicó tomar acciones para mejorar el rendimiento de las plataformas, sumar otras, y atender al acompañamiento constante de los/as docentes y estudiantes, entre muchas otras.

A pesar de las dificultades planteadas, hemos logrado como comunidad académica sortear los obstáculos y alcanzar el máximo desafío de 2020 gracias al esfuerzo conjunto. Este año nos encontró con la experiencia y el conocimiento necesario para afrontar la virtualidad desde el comienzo y para pensar en el desarrollo presencial de algunas instancias y cursos que podremos sostener con la responsabilidad y el compromiso de todos/as.